“Allí tenía su morada, desde tiempos inmemoriales, una criatura maligna de cuerpo de araña, la misma que en los días antiguos habitara en el País de los Elfos, en el Oeste que está ahora sumergido bajo el Mar, la misma que Beren combatiera en Doriath en las Montañas del Terror, y que en ese entonces, en un remoto plenilunio, había venido a Lúthien sobre la hierba verde y entre las cicutas.

De qué modo había llegado hasta allí Ella-Laraña, huyendo de la ruina, no lo cuenta ninguna historia, pues son pocos los relatos de los Años Oscuros que han llegado hasta nosotros. Pero allí seguía, ella que había ido allí antes que Sauron y aun antes que la primera piedra de Barad-dûr, y que a nadie servía sino a sí misma, bebiendo la sangre de los elfos y de los hombres, entumecida y obesa, rumiando siempre algún festín; tejiendo telas de sombra; pues todas las cosas vivas eran alimento para ella, y ella vomitaba oscuridad. Los retoños, bastardos de compañeros miserables de su propia progenie, que ella destinaba a morir, se esparcían por doquier de valle en valle, desde las Ephel Dúath hasta las colinas del Este, y hasta el Dol Guldur y las fortalezas del Bosque Negro. Pero ninguno podía rivalizar con Ella-Laraña la Grande, última hija de Ungoliant para tormento del desdichado mundo.”   – SdlA II

 

 

Ella-laraña es uno de los grandes poderes de la Tierra Media. Aliada de Sauron, y la última hija de la gran Ungoliant. A Ella-laraña le gusta esconderse y guardarse en la seguridad de su guarida bajo las montañas de Imlad Morgul y espera paciente a que desdichadas criaturas se adentren en sus aposentos, o que su aliado Sauron la alimente con prisioneros o criaturas que ya no le sirven a sus propósitos. Pero internamente la sed de poder heredada de su madre le recorre por su cuerpo, y llegado el momento no dudará en salir de su cubil para procrear a su descendencia, extender su podredumbre y devorar a otras criaturas poderosas que rivalicen con ella. Esa hartura de poder puede llegar a ser tan inmensa que ni los Pueblos Libres ni los Servidores de la Oscuridad podrán detenerla.

Añadiendo un nuevo tipo de raza par servidores, las Arañas; e implementado una nueva mecánica, los marcadores de Podredumbre, un jugador Araña podrá expandir su veneno a lo largo de la Tierra Media. Al igual que un jugador Balrog, el Avatar de Ella-laraña tiene sus propios factores de juego para desarrollar durante la partida. El objetivo de Ella es claro, extender su maldad mediante marcadores de Podredumbre que se irán colocando en las distintas regiones, para ello debes usar determinadas cartas o absorber el poder de objetos mágicos como los anillos. Sus grandes aliados para lograr sus objetivos son la mirada de descendientes que ha tenido a lo largo de las eras, con su principal contingente en El Bosque Negro y sus zonas adyacentes

Conviértete en Ella, derrota a esos Maias que nunca te han tenido en cuenta y haz saber quién es la Reina que gobierna realmente sobre la Tierra Media.